... escribo cuando siento que vivo ...

Si los museos creyesen que ver una obra por segunda vez, aburre al visitante, ya se hubieran extinguidos los museos y desaparecido el arte de hacer exposiciones.

Hay obras que aburren, disgustan, deprimen e irritan desde la primer vez que la contemplas, hay obras que no te cansas de contemplar.

¿Por qué creemos o le damos importancia a que usar o presentar algo por segunda vez o varias veces, suele aburrir o dar que comentar a los demás?

¿Por qué le damos tanto valor a las banalidades de la vida?

Fuésemos más ricos si le diéramos menos importancia a lo que piensan, dicen o comentan los demás.

Si los comentarios tóxicos y negativos fluyen, déjalos pasar, pero no te dejes arrastrar por ellos.

Vivirás felizmente libre el día que tu estabilidad emocional no se descomponga por los comentarios de las redes sociales.

Cuando veo lo feliz que es una mariposa, lo libre que son los peces y lo creativo que son los niños, más me convenzo de que los comentarios en las redes sociales no son esenciales para ser felices libres y creativos.

Veganos ... Vegetarianos ... Carnívoros ... fuera de la alimentación ...
¿Como le llamaríamos a las personas que compran poco, necesitan poco para vivir, utilizan lo necesario para sobrevivir, lo piensan antes de gastar en porquerías, no tienen ganas de consumir para sentir que existen, saben ahorrar, no dependen del materialismo para crecer espiritualmente, no les gustan los centros comerciales... como se llaman estas personas que son verdaderos ejemplos a seguir?

Cuando los sentidos están durmiendo, tu conciencia descansa, la intuición falla y los pensamientos se equivocan.

El recreamiento vacacional a pasado hoy en día a significar un estatus social. El conocimiento a pasado para la gran mayoría a ser un plato de segunda mesa.

Muchos estudian bastante, trabajan en cantidad, para en su tiempo libre recrearse felizmente en el consumo y en la mediocridad.

Un buen cliente se convierte en amigo, cuando al amigo no se convierte en fiel cliente.

El buen amigo te apoya con la buena resonancia, el cliente fiel es la voz perfecta para un excelente Marketing.
YORDANKA JASCHKE