... "Perseverancia y fe." ...

Amor y confianza.

Érase una vez dos jóvenes que vivían en las afueras de la gran ciudad y que habían terminado con éxito sus estudios. Juntos habían decidido buscar trabajo en la gran ciudad. Terminando los estudios se fueron con entusiasmo rumbo al cambio. Para ello se tomaron unas semanas de tiempo. Ambos estaban de acuerdo con tomar el camino del bosque hasta la gran ciudad. Esto les ayudaría a estar unas semanas en contacto con la naturaleza antes de enfrentarse a su nuevo entorno. Optimistas prepararon sus mochilas y emprendieron su exitosa aventura. Después de unos días de viaje tuvieron que refugiarse en los adentros del bosque porque hubieron tempestades que les retraso el avanzar con el viaje. Pasada las lluvias emprendieron nuevamente su viaje. Al llegar al río se percataron que la subida del nivel del agua no les permitía como planificado cruzar el río. Uno de los dos sugirió tomar el camino mas largo y continuar por el bosque. Pero el otro prefirió esperar a la orilla del río hasta que bajara el nivel del agua. Hasta allí duro su viaje juntos. Como ambos tenían criterios diferentes optaron por separarse. Uno pensaba con perseverancia y fe, el otro con fe y espera.
Al cabo del tiempo bajó el nivel del agua y el joven pudo cruzar el río, llegando a la otra orilla y continuando viaje. Al llegar a la gran ciudad buscó y preguntó hasta encontrar a su gran amigo. Los dos jóvenes se alegraron mucho de su amistoso reencuentro.
Aquella noche el joven de la gran ciudad invitó a su amigo a cenar y a dormir en su casa. El joven de la ciudad tenia un hogar y una hermosa esposa. Después de la exquisita cena que había preparado la esposa, se fueron los dos jóvenes al jardín, para bajo las estrellas contarse sus aventuras y experiencias.
Resulta ser, que el joven que no quiso esperar con fe la bajada del agua del río, encontró en su camino diferentes personas que le ayudaron a llegar a la gran ciudad, conoció otras personas con las que aprendió a crecer, descubriendo así el amor, dando con la suerte y chocando con la fortuna. Fue un camino duro pero lleno de aprendizaje y conocimientos, donde pudo adquirir experiencias que lo llenaron de sabiduria. Gracias a su perseverancia llena de fe, encontró el amor, trabajo y fortuna.
Mientras que el joven que se quedo conectado con el universo y lleno de fe, orando para que el nivel de las aguas bajaran, paso sus días rodeado de la belleza de la naturaleza, alimentando su corazón con la diversidad del entorno que le acompañó durante días. Este joven lleno de luz y espiritualidad, ahora necesitaba un trabajo, deseaba un hogar, carecía de dinero, añoraba la familia y le ilusionaba estar nuevamente con su amigo.
Fue una noche llena de amor. Ambos eran felices. Solamente los diferenciaba, una decisión, el camino, las experiencias y los resultados ...

Recuerda siempre ... que todos somos libres de elegir y de crear nuestra propia historia ... Yordanka Jaschke