Escribir

Escribir es mi proceso de libertad

"CARTAS DE AMOR"

“Sobras de tiempo”
Hoy nos la pasamos dando las sobras de nuestro tiempo.

“Si me sobra tiempo vengo.
Si me alcanza el tiempo voy.
Si llego a tiempo te aviso.
Si lo logro entonces te digo.
Si puedo salir antes, intento llamarte.
Si acaso paso, no me quedare por mucho tiempo.
Si veo que se me hace camino, quizás entonces te avise.
Si tengo un chance y quien sabe si lo logre, tal vez solo así, si me alcanza el tiempo, logre a tiempo llegar a la hora justa.
Si me escapo a tiempo, te aviso y paso muy rápido a verte.”
Yordanka Jaschke

Hay caras que merecen cirugías estéticas
Hay caracteres que necesitan rehabilitación espiritual
Hay cerebros que merecen transplantación de neuronas
Hay almas que necesitan entrenamiento emocional
Hay corazones que merecen una limpieza general de sustancias tóxicas
Hay espíritus que necesitan un aislamiento temporal para su curación del odio y el mal.
Yordanka Jaschke

Quien por dinero trabaja, no encuentra la libertad del espíritu.
Quien por dinero se mueve, no conoce la luz del horizonte.

Quien por dinero crea, no percibe la realidad del alma.
Quien por dinero hace, no llega a intuir la verdad del corazón.

Quien por dinero fabrica, no ve la luz del día y se queda ciego en su ignorancia.
Quien por dinero crece, se queda chiquito y atrapado en su limitado corral.

Quien por dinero busca, con desdicha encuentra el trago amargo e infinito.
Quien por dinero se junta, con infelicidad convive.

Quien por dinero se acomoda, con tristeza sobrevive.
Quien por dinero progresa, con lagrimas paga los desengaños.

Quien por dinero forma su carácter, con derrotas paga sus fracasos.
Quien por dinero se casa, con herpes de infelicidad, su alma sufrirá en el silencio apagado de su conciencia.

Yordanka Jaschke

El día en que las mujeres dejen de escoger a sus esposos impulsadas por sus miedos económicos, motivadas por sus inseguridades financieras e inspiradas por su materialismo, entonces a partir de entonces, tal vez tengamos menos divorcios y mas hijos deseados.

El día en que los deportistas amen más sus talentos, habilidades y dones deportivos que el dinero que le pagan sus patrocinadores, tal vez a partir de entonces, puedan experimentar en sus corazones de deportistas con ética, la libertad de espíritu, de los grandes hombres.

El día en que las iglesias y sus representantes, amen con más vocación y devoción a Jesus y la palabra de Dios, poniendo por delante y con destreza el amor y la compasión, antes del dinero, las comodidades y los lujos, tal vez logremos que la futura generación aprenda por lo menos a experimentar en la vida cotidiana los diez mandamientos.

El día en que los políticos pongan en las manos del pueblo mas libros, bibliotecas y escuelas que armas, corrupción y guerras, ta vez entonces la juventud sea el buen ejemplo de la esperanza. Porque los niños son la esperanza del mundo.

El día en que las escuelas se interesen mas por implementar mas tiempo escolar dedicado a los valores humanos, las buenas normas de educación y el conocimiento de las emociones y la anatomía humana, solamente entonces podrán las mujeres tener mas conocimiento emocional, tendremos menos abortos, abusos y divorcios. Los deportistas podrán hacer mejor elecciones, las iglesias tendrán mas conciencia del amor a Dios y su labor en la tierra, los políticos dirán y practicaran la verdad necesaria para un planeta lleno de paz, y las escuelas lograran formar con habilidad y conocimiento a las grandes generaciones que con una revolución de amor podrán trascender en la historia de la humanidad.
Yordanka Jaschke

 

Yo nací, luego sobreviví para después existir.
Apenas unos años he comenzado a sentir que estoy aquí para vivir.

Hay quien nace analfabeto de optimismo, carente de bondad, con escasees de humanismo, con carencia de compasión, con hambre de amor.

Monstruos despiadados y abandonados al desprecio de las divinidades universales, aquellos capaces de odiar, codiciar, violar, destruir, mentir y matar.

Bestias despreciadas por las estrellas ,aquellos seres tóxicos y asesinos.

Huérfanos de ángeles son esos seres corruptos y mercenarios que en la tierra como cucarachas alimentan sus escasas neuronas.
Yordanka Jaschke

 

Gran parte de la clase obrera en Europa es una máquina devoradora de la materia prima que llega de los países del tercer mundo.
Dicha fuerza laboral europea se aprovecha constantemente de las desventajas económicas  de sus países vecinos y de la mano de obra barata de los países del tercer mundo.
En las grandes ciudades, desde pequeños consumen diferentes tipos de droga para lograr terminar felizmente el día.
Gran parte de la juventud anda como Zombis intentando sobrevivir despiertos. El miedo, la seguridad, el materialismo y el individualismo mantiene a la otra parte de la juventud en constante movimiento.
La religión para muchos occidentales más que todo hoy en día es un escudo de protección contra esos fantasmas los cuales la ignorancia política y el analfabetismo intelectual dan vida y crecimiento para que vivan en las mentes contemporáneas envenenando las almas, intoxicando los espíritus, enfermando los corazones, alimentando así también el odio en la humanidad e invadiendo de cáncer nuestras células.
Hoy el europeo sobrevive más consciente que nunca y más hambriento que antes en la permanente búsqueda de la felicidad y el sentido de la vida.
El desarrollo industrial nos hace cada vez más pobre espiritualmente, el éxito contemporáneo nos aísla en nuestras lagunas mentales provocando el aumento del individualismo, darnos cuenta de que el materialismo obsesivo no es la alegría incondicional nos perturba, no saber dar marcha atrás nos confunde, saber que avanzar como lo estamos haciendo nos irrita, no querer cambiar la dura y cruel realidad de nuestros tiempos nos lleva a buscar un Dios que cuide de nuestros errores y proteja nuestros miedos, perdonando así todas nuestras debilidades.
Hay que andar con pies de plomo, alertas y observadores, para no permitir que nadie nos robe la alegría de vivir a cambio de la conformidad por lograr sobrevivir.
Yordanka Jaschke