Vivencias y hechos

Madre

Acabo de leer un artículo en la revista cubana Bohemia, sobre la madre cubana, un buen artículo pero en mi opinión algo incompleto. Ellos describen las cualidades de la madre cubana. A éstas cualidades yo le sumaría otras, sin querer lastimar a nadie y con el mayor de los respetos para todas las madres cubanas.
Le sumo estas cualidades a las madres cubanas, sin dejar de reconocer que el artículo de la revista cubana Bohemia esta bien escrito.
La madre cubana puede ser titiritera, sabe manejar muchos hilos a la vez y sin enredarse.
La madre cubana es trabajadora ejemplar por deber y luchadora incansable por necesidad.
La madre cubana sabe hacer cola y colarse.
La madre cubana siempre tiene una vela a mano, para la oscuridad o la virgen venerada.
La madre cubana es maga, las inventa en el aire para que los hijos no se acuesten sin comer.
La madre cubana es aguantona con dolor, aguanta lo que sea por los hijos.
La madre cubana es valiente, sin saber nadar es capaz de viajar millas en una balsa por el mar.
La madre cubana es sufrida, aguanta con dolor y angustia la separación de lo hijos por diferencias de convicciones y conflictos relacionados con los cambios sociales.
La madre cubana es un todo terreno, donde llega sobrevive.
La madre cubana es una semilla de amor, bajo cualquier cambio de planes, cambio de horario, cambio de tiempo o de país, nunca termina de amar.
La madre cubana, puede fallar, ser débil, cometer errores, es imperfecta, puede ser muy dura e injusta cuando pega a los hijos.
La madre cubana le gusta bailar, salir, pasear, gozar, disfrutar y sentirse querida y bella.
La madre cubana por salvar la vida de un hijo al que ama, es capaz de encontrar un dinosaurio y pagarlo a como cueste, si es el precio que debe ofrecer a un santero.
La madre cubana es alegre, considerada, maestra, y buena compañía.
La madre cubana es un volcán en erupción cuando se enamora del padre de familia.
La madre cubana es polifacética en la sociedad, sabe resolver con mucha creatividad todas las situaciones difíciles de la vida cotidiana.
La madre cubana tiene un corazón de oro, y esta dispuesta a cambiarlo o venderlo si necesita resolver las necesidades de la familia.
La madre cubana esta por todo el mundo, es internacionalista por deber y viaja cuando puede por placer o por necesidad.
Una madre cubana es prima, hermana, tía, abuela y suegra. Es policía, enfermera, alumna, directora y ejemplo.
Ella es corrupción, robo e ilegalidad, es integridad, es justicia y es deber.
Es religión, creencia popular, es tradición y renovación. Es periodismo y educación, es luchadora inagotable, es fuego y explosión. Es la mariposa blanca y la Palma Real, es el amanecer y el apagón. Es lluvia y tempestad, es historia y poesía, es un cuento verde en una isla encantada. Es un ramo de flores caribeño, es un corazón de estrellas para el mundo, es única en el proceso socialista, es ave emigrante cuando desea cambiar.
Una madre cubana es puñal, es espada, fusil, es bandera y es vanguardia. Es pecado y oración, es moral y prejuicio. Es primero de mayo, ocho de marzo, es FMC, PCC, y CDR, es caldoza y veintiséis de julio. Es palabra y verso, es musa y artista, es original y sin copias, es auténtica y a su manera algo natural. Es malas palabras y grosería, es débil y resignada, es causa y resultado, es inspiración y motivación, es ángel y mariposa, es alquimista y es pureza, es puta y reservada, es sexo y destrucción, es una puesta de sol, es tormenta y huracán. Es una tempestad caribeña. Es una perla en el caribe. Es huella, es memoria, es recuerdos, es sombra, es honor.
Es aborto y misericordia, es voz y boto, es Castrista es Fidelísima, es Cuba Libre y Mojito, es Piña Colada y Cubata, es ron y Cubanero, es marca reconocida, es 1830 y Habana Libre, es Miramar y malecón, es Vedado y áreas verdes, es la Capital del Caribe, es la transmisión del optimismo. Es carcajadas y dinamita, es moda y centro de atención. Es la sirena del caribe es la Criollita de Wilson. Flaca o gorda, joven o vieja, blanca o mestiza, desaventajada o dirigente, santera o cristiana, comunista o diferente, que más da, una madre cubana es popular, es Cohiba, es Montecristo, es Romeo y Julieta y Daiquiri.
Una madre cubana es maestría y superación, es infidelidad y traición, es bolero y rumba, es salsa y es sabor caribeño, es autenticidad y engaño, es mentiras y vanidad, es mujer y revolución, es cambio y labor.
Una madre cubana es disciplina, trabajo, sacrificio, lagrimas, arrepentimiento, dolor, humor, prosperidad, prostitución, internacionalismo, cultura, política, música, arte, naturaleza, maestría, santería, patriotismo, cine, televisión, novelas, período especial, es el genio de la lámpara de los milagros.
Una madre cubana no es solamente quien te da el ser, una madre cubana es también esa hermosa y bella isla caribeña, que nos vio nacer.
Los hijos de una madre cubana sabemos lo que es amor y dolor, dulzura y tristeza, alegrías y desvelos, felicidad y necesidades, deseos y lágrimas, golpes y madrugadas, anhelos y esperanza.
Sólo un hijo cubano sabe con dignidad hacer luz en la cotidianidad de una madre cubana. Un hijo que ama a una madre cubana tendría que saber perdonar y amar a su madre, porque ser una madre cubana lleva más que un artículo en la revista cubana Bohemia, lleva más que mis palabras, más que frases de amor de José Marti, en fin no tengo el suficiente tiempo ni todas las palabras para describir y expresar con dulzura y verdades lo que significa para mi, una madre cubana. No deseo sentirme ni patriota ni nacionalista, por eso así como describí a nuestras madres cubanas, así y aún mejor se podría describir a toda madre en nuestro planeta, porque sean de donde sean, todas las madres tendrían que ser amadas, perdonadas, comprendidas, aceptadas, bendecidas y queridas en el infinito de la eternidad.
Con amor y bendiciones para todas las madres del universo.
Yordanka Jaschke.